¿Por que las fiestas corporativas de fin de año son necesarias?

Escrito por: People Cloud en 15-dic-2015 4:30:11

por-que-las-fiestas-corporativas-de-fin-de-ano-son-necesarias

Llegó diciembre, mes en el que los directivos de la compañía se sientan para analizar lo que ha sucedido a lo largo del año. Es tiempo para revisar si las metas se alcanzaron o si hay que mejorar estrategias. También, comienzan las proyecciones de lo que vendrá para la empresa en los próximos 12 meses.

El último mes no sólo tiene un lado laboral: de hecho, es el periodo en el que se realizan menos actividades, lo que da pie a los compromisos personales y empresariales, como los festejos de fin de año. Las encrucijadas no solo tienen que ver con el tipo de estrategias que se van a implementar en la empresa para apoderarse del mercado, sino también con la pertinencia de realizar una fiesta de fin de año.

Muchas empresas, sean pequeñas o grandes corporaciones, deciden no organizar un evento de fin de año debido a justificaciones como el alto monto a invertir por un corto momento de diversión. Una encuesta realizada por Adecco revela que 70% de los empleados sondeados afirmó que no tendrá una fiesta de fin de año, frente a 30% que si contarán con esta actividad.

Pese a esto, los especialistas en el tema aseguran que este tipo de eventos no sólo son para divertirse, sino que son el momento adecuado para que los líderes muestren agradecimiento a los colaboradores por todo el esfuerzo realizado a lo largo del año, presentar las proyecciones para el año entrante y reforzar el vínculo con sus trabajadores a través de acciones motivacionales.

Pero ¿por que las fiestas corporativas de fin de año son necesarias? A continuación te exponemos siete razones principales:

  1. Desde el punto de vista organizacional, este evento se ha convertido en un motivo de integración de los empleados; incentiva un inicio de año con más fuerza y mayor colaboración entre los equipos de trabajo, y genera un sentido de compañerismo dentro y fuera de las oficinas. Así, es más probable que las metas laborales se alcancen.

  2. La fiesta de fin de año no es un gasto, sino una inversión: la gente se divierte y no está mal cerrar el año con alegría. Una vez que se ha pasado por un momento de relajación, el regreso a las actividades laborales se hace con mayor satisfacción y con la idea de que hay recompensas por el trabajo realizado en un año.

  3. Además de ser el momento en el que se externan los buenos deseos y se agradece por lo ocurrido a lo largo de 11 meses, el líder no debe desperdiciar la oportunidad de comunicarse en forma directa y hablar de las perspectivas de la empresa, además de reforzar conceptos que rigen a la compañía, como el clima, los valores y la cultura.

  4. No todo es trabajo. Tanto para líderes como para colaboradores, es necesario contar con momentos de respiro, y qué mejor que una reunión en compañía de todos aquellos con los que se convive cara a cara más de 8 horas al día. También es bueno conocer otras facetas de los compañeros de trabajo.

  5. Los eventos de fin de año permiten eliminar las jerarquías: en la fiesta todos son iguales, no hay ningún cargo que determine la participación en la misma. Se espera que todo sea un escenario relajado y distinto al que se desarrolla en la vida corporativa.

  6. Es un evento que permite transmitir el concepto de la empresa. Los organizadores deben tener claro el motivo por que se realiza, y así comunicarlo a los colaboradores. La coherencia de lo que se piensa, se dice y se hace tiene que estar presente en todo momento.

  7. Algunas compañías optan por invitar a los familiares de los empleados con el objetivo de hacerlos sentir parte de un equipo. Los directivos son conscientes que un colaborador no está solo, y su familia es el motor de su desempeño laboral, por lo que también es una buena oportunidad para agradecer su esfuerzo y paciencia.

Como vemos, las fiestas corporativas de fin de año no se reducen a un momento de diversión: el impacto positivo que generan tanto hacia dentro de la compañía como hacia el exterior en materia de gestión de recursos humanos e imagen corporativa es inconmensurable. Por ello, si no estabas pensando en organizar un evento de cierre de año, quizás sea momento de comenzar a hacerlo, aunque sea una pequeña y humilde cena con tus colaboradores.

Categoría: Blog, Eventos Corporativos

¡Suscríbete a nuestro Blog!

New Call-to-action