Trabajo y salud, el binomio perfecto

Escrito por: People Cloud en 01-abr-2016 12:01:06

trabajo y salud 1

Las jornadas de trabajo son horas arduas de actividades que producen un apetito voraz, el cual aumenta a medida que crece el estrés. Los alimentos se vuelven nuestros aliados para sobrellevar el día a día, regulando el organismo y preparándolo para días intensos.

Pasar ocho horas frente a una computadora es, en ocasiones, el mayor impedimento para llevar una vida saludable. El sedentarismo y la presión laboral no son una buena combinación. Algunos profesionales le dan prioridad a la hora de la comida o almuerzo y olvidan por completo que también hay que alimentarse entre horas para completar la cantidad de nutrientes que requerimos, por lo que en estos periodos de tiempo lo que abunda es la comida chatarra.

Líderes empresariales no están prestando atención a esta situación, olvidando que los problemas de salud que se generan al tener estos malos hábitos alimenticios se relacionan con el desempeño del empleado en su puesto de trabajo, ya que las enfermedades y padecimientos derivan en ausentismo, visitas al médico y pérdidas de talentos que terminan costando a la compañía.

Diabetes, hipertensión, obesidad y estrés son algunos de los sufrimientos más comunes que encontramos en los trabajadores, y aunque la idea no es que el líder resuelva la vida alimentaria de cada uno de ellos, sería ideal que se creen espacios donde puedan comer dentro de la misma oficina, sin tener que recurrir a puestos callejeros o de comida rápida.

Tipo de trabajador

Los especialistas en alimentación aseguran que la cantidad de actividad física que se realiza en el día, es proporcional al total de alimentos que se deben ingerir, por lo que se vuelve necesario identificar el grado de trabajo efectivo que tenemos en la jornada laboral, para así poder organizar los hábitos alimenticios.

Por ejemplo, en el caso de quien trabaja y estudia, lo que exige un gran esfuerzo físico y mental, se recomienda que la persona consuma omega 3 que, según sus propiedades, regula los niveles de colesterol, protege la salud del corazón y mejora el funcionamiento de las neuronas. 

A continuación, te presentamos algunos perfiles de empleados y los alimentos que deberían ingerir:

  1. Trabajador estático. La ausencia del movimiento continuo hace que el organismo trabaje más lento, por lo que se requieren productos con bajo aporte calórico para mantener un peso equilibrado. La ingesta de carbohidratos debe ser mínima, pudiendo sustituirse por arroz y pan integral. Es relevante que la comida a media tarde y en la cena sea en menor cantidad.

  2. Ejecutivo viajero. Transitar de un lugar a otro implica ajustarse a la oferta gastronómica de las entidades, lo que aunado a la carencia de actividad física, desencadena padecimientos como el estreñimiento, la diarrea y la gastritis. En este caso es importante ingerir alimentos que ayuden al aparato digestivo, tales como la papaya, la alcachofa, el espárrago y el calabacín.

  3. Trabajo por turnos. Este tipo de empleados sufre de cambios drásticos de rutinas, ciclos de sueño y vigilia, así como el efecto de largas jornadas de trabajo. La clave está en alimentarse en gran medida antes de iniciar la jornada, y para favorecer el descanso, comida alta en triptófano (produce serotonina y niacina, lo que provoca un sueño saludable), como legumbres, frutos secos, plátano, avena, leche y almendras.

  4. Colaborador activo. Si la actividad que se realiza requiere de un alto esfuerzo físico, es recomendable consumir grandes cantidades de alimentos para cubrir la demanda de energía utilizada. Aumentar los carbohidratos y la vitamina A ayudan a trabajar mejor al aire libre: calabaza, zanahoria, naranja, berros y espinacas, la solución.

Recuerda que trabajo y salud van de la mano. Si bien no es sencillo cambiar de hábitos alimenticios de un día a otro, sí es necesario darle mayor importancia a lo que comemos; la mayoría de los ambientes laborales facilitan la generación de una alimentación desbalanceada, pero es importante mantenerse saludable para rendir mejor en el trabajo. Esto no quiere decir que de vez en cuando no se pueda comer fuera de la oficina, pero no hay que olvidar que los hábitos de hoy, tendrán resultados a largo plazo.

Categoría: Blog, Salud Laboral

¡Suscríbete a nuestro Blog!

New Call-to-action