24 tw


Sabemos que es de suma importancia cumplir con las diferentes responsabilidades que un compromiso laboral pueda llegar a generar, siendo estos los aspectos más importantes a considerar cuando se labora para una organización. Sin embargo, es una realidad que cuando se trabaja en el área de Recursos Humanos, las personas se enfrentan a diferentes situaciones de las cuales se deben de hacer responsables para así poderlas resolver sin ningún problema. Sólo así se logra hacer que la empresa funcione de manera óptima y sin complicaciones.

Asimismo, también es por demás sabido que el capital humano es parte medular de la organización, y cada colaborador goza de sentimientos, emociones y diferentes situaciones internas que pueden llegar a llevar al espacio laboral. Estas emociones, como en cualquier situación de la vida cotidiana, pueden generar conflictos dentro de la organización, ante los cuales es importante que se pueda tener una gestión correcta para resolverlos de la mejor manera y que afecten lo menos posible al clima laboral y al desempeño de los trabajadores.

Este tipo de conflicto y problemas se pueden llegar a generar por diferentes situaciones, desde personales de los colaboradores involucrados, hasta, incluso, una mala gestión en cuanto a comunicación y liderazgo, entre otras situaciones que se deben de analizar con mayor profundidad. Por ello, en este artículo de People Cloud te hablaremos sobre cómo afrontar este tipo de conflictos que se puedan llegar a dar, así como también las formas en las que se pueden llegar a solucionar para que no afecte el desempeño laboral de los trabajadores, ni tampoco de la empresa en general.


¿Qué es un conflicto laboral?


Un conflicto laboral se puede definir como un desacuerdo, problema o mala relación entre el capital humano de una organización. No es necesario que se involucre a una gran cantidad de trabajadores en este problema, sino que se puede dar entre dos colaboradores para poder ser considerado como conflicto laboral. Cabe mencionar que, para definirlo como tal, este problema debe de tener su origen por las funciones que estos trabajadores desempeñan en la organización, es decir, aquellos temas extras y personales que se lleguen a dar entre trabajadores, no se consideran como tal, conflictos laborales.

Ahora que ya se conoce la definición en general de lo que significa un conflicto laboral, como profesional de los Recursos Humanos, es importante que conozcas los diferentes tipos de conflictos laborales que pueden llegar a surgir dentro de una organización.

Tipos de conflictos laborales


Son cinco los diferentes tipos de conflictos que se pueden llegar a dar dentro de la organización, cada uno con diferentes características, pero, sobre todo, destaca el número de personas entre las cuales se puede llegar a dar, así como la jerarquía de las mismas:


Conflicto interpersonal: Este tipo de conflicto se genera entre el capital humano de una empresa, sea entre compañeros o entre superiores e incluso se puede llegar a dar entre empleados y clientes de la organización. Habitualmente, se llega a generar por cuestiones de interacción y de comunicación entre las dos partes. Se puede dar desde dos personas y hasta más.
Conflicto intragrupal: Este se da entre un mismo grupo de trabajadores. Es decir, entre compañeros de una misma área de la empresa.
Conflicto intergrupal: Contrario al anterior, surge entre diferentes grupos de colaboradores de una misma empresa. Puede ser entre un área y otra al interior de la empresa.
Conflicto interorganizacional: Este es un tipo de conflicto que se da entre dos o más organizaciones, habitualmente del mismo sector o rama.
Conflicto intrapersonal: Este es uno muy especial y único, pues se da cuando un trabajador no está de acuerdo cuando se le pide hacer algo, sea por sus valores, educación o por otra cosa. Por lo tanto, si bien este se da internamente en un trabajador, la realidad es que este puede llegar a generar cualquiera de los conflictos anteriormente mencionados.

Ahora bien, es importante mencionar que los tipos de conflictos vistos anteriormente son aquellos que vienen dependiendo del tipo de relación que hay entre las partes involucradas, sin embargo, también existen aquellos que dependen de la situación que los provoca, como lo son los siguientes:


Conflictos de relación: Este tipo de conflictos suele ser generado simplemente porque no hay química entre dos o más colaboradores.
Conflicto de información: La falta de comunicación es la principal causa por la que se termina por generar este tipo de conflictos, en los que hay deficiencia en cuanto a las instrucciones o tareas que se deben de realizar.
Conflicto de intereses: Se produce cuando los fines y los intereses de dos colaboradores son totalmente diferentes, por lo que sus labores van encaminadas al bien personal y, por ende, se obstaculizan el uno al otro u otros.
Conflictos estructurales: Estos se dan específicamente por los roles o jerarquías que los trabajadores desempeñan en una empresa.
Conflictos de valores: Cuando un empleado intenta sobreponer sus valores sobre los de otra persona dentro de la organización, suele haber un conflicto.

Cómo resolver los conflictos laborales


Cabe mencionar que hay cinco diferentes tipos de estrategias para resolver los conflictos laborales, las cuales presentamos a continuación. Pueden sonar muy parecidas entre sí, pero existen pequeños detalles que distinguen a una de otra.

Arbitraje


Esta es una de las formas de gestión de un conflicto laboral más comunes, pues en esta implica el que una tercera persona, puede ser personal del área de Recursos Humanos, se involucre para tratar de resolver el conflicto. La función que tendrá esta tercera persona será la de escuchar a la par las versiones de las dos partes implicadas, para que de esta forma se pueda proponer una solución y evitar más fricciones entre el capital humano de la organización.

 

Facilitación


Esta técnica es muy similar a la anterior, solo que, en este caso, al encontrar la solución al conflicto, lo que se busca es que ambas partes queden satisfechas. Por lo tanto, el proceso de charla y de diálogo es mucho más largo, e incluso se puede llegar a dar cierto debate para llegar a la solución del problema.

Negociación


En esta técnica de gestión de un problema, lo que se busca es que las dos partes implicadas lleguen a una solución en conjunto. Como en toda negociación, cada uno de los involucrados deberá de ceder algunas cosas para poder llegar a una solución factible.

Mediación


En esta estrategia, también es de suma importancia el papel que pueda jugar un tercero dentro del manejo del conflicto, pues con ello las partes involucradas podrán llegar a una solución y así evitar que este crezca aún más. Aquí, se busca interceder para que haya un ambiente propicio en la búsqueda de una solución.

Indagación


Finalmente, en este caso se busca que la persona que busca ser la mediadora entre las partes conflictivas sea experta, para que así la gestión de la problemática sea con un tratamiento más profesional. De esta manera, evaluará el conflicto y propondrá una solución que convenga al bien común a partir de los estudiado.

Puntos importantes a destacar en la resolución de conflicto


Ahora bien, a pesar de que las estrategias anteriores son de suma importancia en la resolución de estos conflictos, también hay pasos anteriores que deben de ser considerados para poder llegar a la aplicación de estas estrategias.

Identificar a tiempo la disputa


Este sin lugar a dudas es el paso más importante para poder resolver un conflicto entre el capital humano de una organización, pues al final de cuentas será el que permite considerar aplicar y buscar una solución. El poder identificar con tiempo y antelación este problema, permitirá que no se haga más grande y que las fricciones que llegue a haber entre las partes involucradas, sean leves y aún solucionables.

Por ello, es importante que, como profesional de los Recursos Humanos, se esté al pendiente de toda situación que haya.

Comunicación


En relación con lo mencionado en el último punto, para conocer sobre este tipo de conflictos, es importante tener comunicación constante con el capital humano de la organización y así se pueda conocer la manera en la que se llevan a cabo las diferentes relaciones que existen. La comunicación es vital para que, tanto el área de Recursos Humanos, como entre colaboradores, es un factor de suma importancia para que no haya malos entendidos y se puedan, no solo resolver los conflictos y problemas, sino que incluso evitarlos y prevenirlos.

Conclusión


En toda empresa, al trabajar con capital humano, es normal que pueda haber conflictos de diferente índole, los cuales no solo afectan a los trabajadores que están involucrados, sino que también termina por generar problemas en la productividad y eficacia de estos hacia la empresa, además de que se puede extender a un área completa de la organización. Por esa razón, es muy importante conocer las diferentes estrategias y medidas que se deben de tomar para evitar los problemas y, en caso de que ya se hayan dado, poderlos resolver de forma adecuada, en donde haya un beneficio para ambas partes.

Por ello, en People Cloud contamos con las mejores herramientas y materiales para que, como un profesional de los Recursos Humanos, puedas aplicar estas medidas en caso de que en tu organización se presenten conflictos laborales.

Nueva llamada a la acción

Artículos más recientes

Contáctanos

Te ofrecemos el mejor Sistema de RH para gestionar todo tu capital humano.

Contáctanos