Blog 2_LK

Todos los que trabajamos o hemos trabajado en una empresa, tenemos clara la importancia que la fidelización y el engagement con el cliente, tienen para el mundo empresarial. Sin embargo, y especialmente para los departamentos de recursos humanos, ha quedado comprobado que, el priorizar un buen ambiente laboral, la motivación y la experiencia de los empleados, son aspectos vitales que tienen una relación directa con el incremento de la productividad. En este sentido y, con el pasar de los años, el concepto Employee Experience ha tomado mucha fuerza, y este es el tema del que hablaremos a continuación.

Desde hace años, el personal de recursos humanos está consiente que el aspecto económico ya no es lo único que les importa a los empleados al momento de elegir una empresa en la cual laborar. Conceptos como la experiencia al interior de la organización, la calidad de vida, el ambiente laboral, la misión, los valores y la confianza que la empresa genere son factores que los colaboradores consideran antes de tomar una decisión. Por ello, es importante tomar en cuenta el trato y la experiencia desde el primer contacto que se tenga con la empresa; desde la primera entrevista laboral incluso. Bien dicen que la primera impresión jamás se olvida, y mucho menos cuando se trata de tomar una decisión que impactará directamente en nuestro futuro.

 

¿Qué es el Employee Experience?

Una buena definición para este término, que es traducido al español como “Experiencia de los Empleados”, es la que Denise Lee Yohn de Forbes expresó en su artículo “2018 Will Be the Year of Employee Experience, en donde menciona que el Employee Experience es “la suma de todas las experiencias de un trabajador por medio de su conexión con la empresa. Todas las interacciones, desde el primer contacto de un candidato potencial (onboarding), hasta el fin de su trabajo (offboarding) dentro de la organización”.

Otra buena aproximación a este concepto es el que nos da Susana Peters, vicepresidenta senior de General Electric. Ella lo define como “algo tan simple como ver el mundo a través de los ojos de nuestros empleados, permaneciendo conectados y teniendo muy en cuenta sus logros”. Cabe mencionar que diversos autores y sitios web especializados recalcan que no solo se trata de brindar mayores beneficios económicos, de entretenimiento o de descanso, sino de pensar de forma integral en qué es lo que la gente necesita para sentirse satisfechos y motivados.

 El portal Factorial Blog también nos da otro punto de vista al respecto. Ellos definen el “Employee Experience” como un conjunto de vivencias y dinámicas que se dan dentro del espacio de trabajo, en el cual convergen:

  • La relación de los colaboradores con sus superiores.
  • Los vínculos que se generan con otros empleados de la organización.
  • Las exigencias propias del trabajo.
  • Las comodidades que el espacio de trabajo ofrece.
  • Los beneficios laborales, salariales y los extras que la organización brinda, y,
  • Los usos, costumbres y valores de la empresa.

 

¿Por qué es importante el Employee Experience?

Según el portal Harvard Deusto, a pesar de que nos encontramos en el auge de la tecnología aplicada al campo laboral, es de suma importancia tomar en cuenta los sentimientos de los empleados. ¡Este es un factor clave para su motivación! Y es que es una realidad que los trabajadores no tienen las mismas necesidades personales y emocionales que en antaño, por lo que esto también genera que su desempeño en y para la organización se vea afectado si no se pone atención a esos aspectos. Es responsabilidad del departamento de recursos humanos el estar atentos ante estos puntos y desarrollar las estrategias necesarias para el incremento de la satisfacción personal.

Es una realidad que, ante un mejor ambiente laboral, los empleados tendrán un mayor engagement con la organización, y como bien sabemos, esto genera un “efecto dominó” que repercute en un incremento en la retención que logramos con los clientes y por lo mismo, incrementa las utilidades de la empresa. De acuerdo con un estudio realizado por Gallup y que fue publicado en la Revista Forbes en marzo de 2021, mejorar la experiencia de los empleados hace que mejore en un 10% la percepción que los clientes tienen sobre la empresa, además de aumentar en un 7% la productividad de los trabajadores, en un 20% las ventas totales y en un 21% la rentabilidad. Estos números constituyen una prueba irrefutable de los beneficios que se pueden lograr mejorando el Employee Experience, por lo que el departamento de Recursos Humanos no puede no enfocarse en ello.

 

¿Cómo mejorar el Employee Experience?

Si realizamos una búsqueda en internet, encontraremos infinidad de artículos con miles de consejos sobre cómo mejorar la experiencia y la motivación de nuestros empleados. Algunos de estos textos se enfocan en mejorar las instalaciones de trabajo (y por lo general, ponen como ejemplo las oficinas de Google). Otros hablan de la importancia de un buen líder y otros deciden poner el foco en los valores y la confianza de la empresa. Todos estos puntos son reales y muy importantes, sin embargo, Deloitte Insights presenta un modelo de 5 conceptos centrales que resume a la perfección todas las medidas que deben de ser tomadas en cuenta por el equipo de Recursos Humanos.

  • Trabajo Significativo: Los empleados deben de saber que su trabajo es importante y que este repercute de forma directa en los resultados que la empresa pueda tener. Es importante que tengan autonomía en el ejercicio de sus funciones y confianza por parte de sus superiores. También debemos lograr que se sientan parte de un equipo y no podemos dejar de lado la importancia de los períodos de relajación.

Las entrevistas de selección de personal son el primer contacto que los empleados tienen con la empresa, y por lo mismo, deben de estar planeadas de modo que generen una buena experiencia. En People-Cloud contamos con una serie de herramientas que sin duda serán de gran utilidad durante este proceso.

  • Supportive Management: Dicho en español, la empresa debe de contar con una filosofía orientada a apoyar a sus colaboradores en el buen desempeño de sus funciones. Las metas deben de estar perfectamente definidas y la comunicación debe de fluir en ambas direcciones, esto con la finalidad de evitar la incertidumbre laboral. Además, es importante ofrecer retroalimentación constante a los empleados para que estos sepan con claridad lo que la empresa espera de ellos y finalmente, la gestión del rendimiento se debe efectuar con gran agilidad. Te invitamos a visitar la sección de retencióndentro de nuestro portal donde podrás encontrar modelos de evaluación del desempeño que podrán ser de gran utilidad para el equipo de Recursos Humanos.

  • Ambiente positivo de trabajo: Es importante que la organización entienda la importancia del reconocimiento y por supuesto, que el trabajo justo, la diversidad y la inclusión sean pilares de la empresa. Si el colaborador se presenta contento todos los días a su centro de trabajo, los resultados de esto serán muy favorables.

  • Oportunidades de crecimiento: Además de los ingresos económicos, los empleados siempre buscarán la posibilidad de crecer y desarrollarse al interior de las organizaciones. Es muy recomendable que las empresas cuenten con planes de carrera y con un programa constante de capacitación y apoyo. Se debe de invertir en la capacitación constante y se debe fomentar que el talento natural de los empleados sea aprovechado de la mejor manera posible. Entre más conocimientos se les proporcionen a nuestros colaboradores, mejor será su rendimiento y mayor será su motivación, pues sabrán que la empresa tiene planes a futuro para ellos.

  • Liderazgo que genere confianza: Finalmente, un buen líder es indispensable para que la experiencia de los empleados sea satisfactoria. Primero, se debe tener la capacidad de trasmitir la misión y el propósito de la organización. Además, deben de ejercer un liderazgo inspirador que permita que los colaboradores entiendan que su desempeño forma parte de un bien mayor. La empresa y los directivos deben de contar con políticas transparentes y honestas para con sus empleados durante toda la duración de la relación laboral; desde la entrevista inicial e incluso, hasta el momento de un posible despido. Nada genera más confianza que una empresa honesta.

 

Conclusión

Como conclusión, debemos recalcar que el mayor activo que una organización puede tener, es su fuerza de trabajo. Invertir en nuestros empleados siempre nos generará buenos resultados.

 

Nuevo llamado a la acción

Artículos más recientes

Contáctanos

Te ofrecemos el mejor Sistema de RH para gestionar todo tu capital humano.

Contáctanos