blog-sep-lk

Es bien sabido que el trabajo es una de las actividades más importantes en la vida de cualquier persona. Está claro que es gracias a esta actividad que logramos tener la remuneración que nos brinda la posibilidad de proveer de bienes a nuestra familia o a nosotros mismos. Sin embargo, más allá de este pago, también se busca que sea una actividad que haga que la vida diaria de cualquiera sea mucho más placentera. En este sentido, la pandemia por COVID-19 por la que atravesó el mundo en el 2020 y parte del 2021 vino a cambiar diferentes condiciones y costumbres de las actividades laborales. Las empresas y, particularmente, los departamentos de Recursos Humanos, modificaron la planeación de sus actividades diarias y se comenzó a utilizar el teletrabajo o trabajo a distancia como una de las formas predominantes para evitar así el contacto directo entre los empleados. EL mundo cambio, pero las labores no se dejaron de desempeñar.

En primera instancia, pareciera que el trabajar desde casa era algo más benéfico para todos, pues lo trabajadores podían permanecer en sus hogares y ahorrarse tiempos de traslado. Sin embargo, ya en la práctica, la gente se empezó a dar cuenta que no todo el personal de una empresa se encuentra en las mismas condiciones en sus hogares, y estas diferencias podían afectar directamente a la labor profesional de cualquier empresa. Por esa razón, el gobierno mexicano y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) tomaron cartas en el asunto con respecto a esta situación y propusieron una nueva ley que fue aprobada en enero del 2021. La ley en cuestión fue la NOM-037, y en esta, en términos generales, se especifican los derechos de los trabajadores y las obligaciones de las empresas con el personal que labora desde casa.

Es por ello que en este artículo de People Cloud te presentaremos todo lo que debes de saber, como un profesional de los Recursos Humanos, acerca de la NOM-037 y sus diferentes implicaciones.

¿Qué es la NOM-037?


Como ya se ha mencionado, la norma 037 es un proyecto que presentó la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) y que fue aprobada por el senado para establecer las condiciones en las que los trabajadores que se encuentran laborando desde casa deben tener para garantizar sus diferentes derechos en materia de seguridad y de salud, entre otros. Esta entró en vigor el 11 de enero de 2021, por lo que es una ley relativamente nueva que buscó, sobre todo, adaptarse a las nuevas necesidades que se presentaron de acuerdo al contexto que la pandemia mostró.

De acuerdo a información del gobierno mexicano, la importancia de esta norma radica en que los derechos del personal que labora desde casa serán protegidos. Para fines de contexto, es importante mencionar que son más de 13 millones de trabajadores los que están laborando a distancia, por lo que es un grupo bastante amplio, el cual se vio incrementado exponencialmente con la pandemia por COVID-19.

En más estadísticas que ayudan a respaldar la importancia de esta normal, de acuerdo a un estudio de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), se señaló que el 81% de los encuestados sienten que trabajan más desde que están en la modalidad de home office, que cuando asistían de forma presencial a sus centros de trabajo. Asimismo, este mismo estudio arrojó que el 76% de los encuestados ha llegado a trabajar más en fines de semana, mediante la modalidad de teletrabajo, que en modo presencial, por lo que todos estos factores hacen que sea fundamental la reglamentación con respecto al home office en México.

Finalmente, de acuerdo a información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el 23% de las actividades laborales en México son susceptibles a realizarse en home office, por lo que es un nicho bastante amplio.

Fundamento legal


Ahora bien, es importante mencionar que en el Ley Federal del Trabajo (LFT) ya había un capítulo relativo al teletrabajo, el cual lleva el mismo nombre, sin embargo, las especificaciones que incluía eran muy ambiguas en cuanto a la planeación del teletrabajo, por lo que la NOM-037 llegó para ahondar más en las diferentes situaciones de los trabajadores en casa y para proteger de mejor manera sus derechos.

Es en este sentido que, en el capítulo XII BIS se adicionaron diversos aspectos, luego de la aprobación de la Norma 037. La primera de ellas es la actualización de la definición de teletrabajo, la cual se puede encontrar en el Artículo 330-A de la Ley Federal del Trabajo y el cual establece lo siguiente:


“El teletrabajo es una forma de organización laboral subordinada que consiste en el desempeño de actividades remuneradas, en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física de la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo, en el centro de trabajo, utilizando primordialmente las tecnologías de la información y comunicación, para el contacto y mando entre la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo y el patrón”.

Por otro lado, se define de la siguiente forma al personal que labora desde casa:


“La persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo será quien preste sus servicios personal, remunerado y subordinado en lugar distinto a las instalaciones de la empresa o fuente de trabajo del patrón y utilice las tecnologías de la información y la comunicación”.

Finalmente, un punto importante de las generalidades que presenta este capítulo relativo a la NOM-037 es que “No será considerado teletrabajo aquel que se realice de forma ocasional o esporádica”, por lo que para que esta norma tenga efecto, es necesario que el contrato como tal estipule que, de manera permanente, la modalidad en la que se trabajará será vía remota o mediante teletrabajo.

Características específicas de la NOM-037


Ahora bien, ya en cuanto a las especificaciones que presenta la NOM-037, es importante aclarar que, como en cualquiera relación laboral entre patrón y empleado, ambas partes tienen derechos y obligaciones, por lo que es importante conocer ambas para entender los beneficios que tiene esta nueva norma en la planeación del personal que hace home office.

Obligaciones del patrón


En primera instancia, como profesional de los Recursos Humanos, es importante conocer cuáles son las obligaciones que tienen los patrones para con las personas que se encuentran laborando desde casa. Estas están expuestas en el Artículo 330-E de la Ley Federal del Trabajo (LFT):

 

  • Equipo de trabajo: Esta es una de las principales adiciones, ya que toca un punto fundamental para que el personal pueda desempeñar de buena forma sus labores. El patrón debe brindar el equipo de trabajo necesario, ya sean computadoras, impresoras y hasta sillas ergonómicas para garantizar la salud y la comodidad de sus trabajadores.

  • Costos derivados del teletrabajo: Asimismo, el patrón tiene la obligación de cubrir con los gastos derivados del teletrabajo, como lo pueden ser servicio de internet, de telefonía, así como la parte proporcional de la electricidad.

  • Jornada laboral: Las empresas deben respetar la jornada laboral de los trabajadores y no pedir más trabajo fuera de esta jornada y de las horas estipuladas en el contrato laboral.

  • Capacitación: La empresa deberá de establecer una planeación para garantizar la correcta capacitación de sus trabajadores a las nuevas tecnologías de la información que serán utilizadas para las actividades laborales.

  • Derechos laborales: Garantizar todos los derechos laborales, mismos que a cualquier otro trabajador, priorizando el tema de la seguridad social, además del pago a tiempo de salario.

 


Obligaciones de los trabajadores


Ahora bien, también los trabajadores que laboran mediante la modalidad de home office tienen diferentes disposiciones que cumplir, mismas que están estipuladas en el Artículo 330-F de la Ley Federal del Trabajo:

Cuidado del equipo de trabajo y personal: El trabajador también se verá obligado a cuidar los materiales que el patrón provea para la realización de sus labores, para que estos puedan rendir al máximo y el mayor tiempo posible. Además, también deberá de salvaguardar su integridad para evitar algún riesgo de trabajo. Esto último, con respecto a las normas en materia de seguridad y salud establecidas por el patrón.
Informar sobre gastos: Los trabajadores que se encuentran en la modalidad de home office deberán de informar con tiempo los gastos que provengan de la actividad laboral, para que así el patrón conozca de ellos y pueda cubrirlos sin ningún problema.


Seguimiento de normas: El estar en casa no quiere decir que el trabajador es libre de manejarse a su antojo, por lo que debe de apegarse al reglamento interno de la empresa, para así, además, garantizar diferentes aspectos de su seguridad y sus derechos.

Conclusión


La pandemia por COVID-19 cambió muchas de las cosas que conocemos en la vida cotidiana, dentro de las que destaca la forma en la que las personas trabajan. Ante esto, la modalidad de home office o teletrabajo, comenzó a predominar en gran parte de la población mexicana. Por ello, surgió la NOM-037, en la que se garantizan los diferentes derechos de los trabajadores que laboran desde casa, así como también se estipulan las obligaciones que ellos tienen para con su empresa.

Como profesional de los Recursos Humanos, es importante conocer todo lo relativo a esta nueva norma, para que se pueda aplicar en los casos necesarios y no haya ningún problema para tu organización.

Es por eso que en People Cloud contamos con una serie de materiales en los que podrás conocer sobre estos y más temas para aplicarlos en el día a día en tu departamento de Recursos Humanos.

 

Nueva llamada a la acción

Artículos más recientes

Contáctanos

Te ofrecemos el mejor Sistema de RH para gestionar todo tu capital humano.

Contáctanos